miércoles, noviembre 18, 2009

Hace tiempo

Hace tiempo esto hubiera sido diferente, pero no exiten los hubiera. Tengo frio, mis dedos están un poco tiesos. Hace tanto que no escribo que me es difícil recordad la posición de cada tecla sin voltear a ver de reojo el teclado. No he estudiado ni practicado nunca la mecanografía, pero luego de horas de escribir ensayos, reportes de lectura y otras muchas tareas para la universidad uno va desarrollando esa facultad de ecribir casi tan rápido como una secretaria ejecutiva, salvo que uno sólo termina utilizando unos cuantos dedos, más de dos, pero menos de diez.
Digo que esto hubiera sido diferente hace tiempo. Sin horario de oficina que cumplir, sin compromisos adquiridos implicitamente. Pero las cosas cambian. Uno crece. Le da flojera escribir de nuevo. Hace mucho que no hago un cuento o un poema malo de aquellos que no tienen rima ni métrica y que parecen salir de un porro de mala mota. Ni fumo mota ni me meto coca. Sólo bebo vodka. Sólo bebo whisky. Sólo bebo cerveza. Sólo no escribo cuando no tengo ganas. Y hoy tengo ganas. Pero la puntuación y la semantica hoy me dan flojera y todas esas reglas contenidas en el Maqueo que tanto repetí en la prepa me dan flojera. Antes me saltaba las reglas de redacción porque creía que algo bueno saldría. Luego leí a Gazapo y ¡sorpresa! Alguien pensó lo mismo que yo mucho antes y mucho mejor y a alguien se le ocurrió que a eso se le conocería como la literatura de la onda. Recuerdo a Menelao y compañía. Pienso: Nunca he ido al Sanborns de La Fragua, ¿Existe? Hoy me quedé pensando: Por qué las Facultades se llaman Facultades. Fui al diccionario, ese libro que lo sabe todo y lo que no... seguro sale en la siguiente edición. Esto fue lo que leí:
4. f. Cada una de las grandes divisiones de una universidad, correspondiente a una rama del saber, y en la que se dan las enseñanzas de una carrera determinada o de varias carreras afines.

5. f. Local o conjunto de locales en que funciona dicha división de una universidad.

6. f. En las universidades, cuerpo de doctores o maestros de una ciencia. La Facultad de Medicina, de Filosofía

~ mayor.

1. f. En las universidades se llamaron así la teología, el derecho y la medicina.

Cosas que uno da por obvias pero que nunca se pregunta a fondo el por qué. Sólo están ahí, como yo, como tu, como ella, como ellos. Y nadie se preggunta el por qué de estar ahí o allá, sólo están.

Pero decía que esto hubiera sido diferente hace tiempo, en el tiempo en que no debíamos ir a otra parte que no fuera a las canchas, a la secu, a las tardes de Caifanes y juego de botella, a pasar el tiempo frente a la paletería mientras bebiamos un agua de orchata o jamáica o limón o fresa o frutas.

Hace tiempo que pienso en un personaje. Lo busco y no lo encuentro. Pero ya comienzo a imaginarlo. Cosa de que llegue. Ojalá llegue a tiempo y no suceda como cuando llevas prisa y la puerta del metro se cierra justo en el momento en el que te disponías a dar el paso para entrar en el vagón.

Música:


miércoles, octubre 21, 2009

Y entonces...

Triste pero cierto, despiertas y te das cuenta de que ya no tienes diez y siete. El siete me gusta. Va después del seis. No es número perfecto pero me gusta. Significa que ya has pasado el seis y más adelante que ya pasaste el diez y seis y luego que ya pasaste el veinte y seis y luego que ya pasaste el treinta y seis y... El seis también me gusta. Pero a esa edad no eres consciente de lo que es tener la edad perfecta. Tener seis creo que puede ser perfecto. No debes de preocuparte por más que no sea que te ganen tus canicas o que te regañen por llegar con los pantalones rotos por andar brincando bardas y trepando árboles. Igual la caries es un problema, pero sabes que no va a durar, que mudarás de dientes y todo será fenomenal.
Tener diez y seis también es chido. Aún no tienes diez y ocho, pero ya dejaste atrás los diez y cuatro y los diez y cinco. Eres un puberto, pero ya no cualquier puberto. Seguro ya fuiste chambelan y ya sabes que no lo volverás a ser a menos que la niña de los diez y cinco este muy guapa y... Tampoco tienes diez y ocho, así que aún tus obligaciones no son tan grandes. Incluidas las cívicas y las legales.

Entonces, sucede que volteas, haces cuentas y te das cuenta de que ya pasaste el veinte y seis y que también el veinte y siete está allá atrás y que deberán pasar nueve años más para que llegues al próximo siete de tu vida y las preguntas entonces comienzan a salir, pero más que las preguntas, buscas respuestas claras y concisas a preguntas tan triviales como el ¿cuándo? Y te das cuenta de que debes de comenzar a aterrizar todo aquello que hasta ahora has estado planeando a ratos en algún rincón oculto de tu cabeza.

¿No fue ayer cuando se estreno Trainspotting?





Es odioso que desactiven la opción de "insertar" por solicitud en el video que deseas insertar en tu post, ¿que daño les hace?, maldigo a emi.

jueves, octubre 15, 2009

Mi vida en la radio

Y ahora vuelvo al aire. No literalmente. Pero vuelvo. Recuerdo la primera vez que pise una cabina de radio. Tendría yo unos... seis o siete años. Fue en los ochentas, para que ubiquen más o menos que onda. Recuerdo que mi madre sintonizaba en la radio de casa, una vieja consola que ya contaba con fm, una estación llamada "Radio Infantil", con una locutora que se llama... si no mal recuerdo Martha Susana. Del segundo nombre no estoy muy seguro, pero del primero si. Y programaban "El niño robot" y otras rolitas super suaves para antes de irse a la primaria. Luego, desaparecio. Mi mamá se mudó a Radio variedades y luego seguí creciendo. Descubrí Wfm, luego Radioactivo, Alfa, 97.7 y ¿luego? Pues también estaba Orbita. Pero los intereses van cambiando. Uno busca otras cosas y, no sé si de buena o mala forma, uno se va haciendo cliente de noticieros como el extinto de Gutierrez Vivó, Carmen Aristegui -antes de su excomunión de televisa radio-. Y como ya te levantas temprano para ir a la universidad, pues quieres estar de buen humor y le pone a Toño Skinka y su muchedumbre. No soy extremista. Por eso no me chuto a Mariano, pero he de confezar que un par de veces, a causa de alguna maniobra extraña al volante en hora pico, mientras esquivas un micro adelante, un taxi a la izquierda y una señora con niños en la Van intentando maquillarse y contestar el móvil a la derecha, he tenido que dejarle a Mariano por algunos minutos. Casi me ha seducido con su voz de terciopelo pero... me resisto. Aunque admiro su aguante ante tantas horas al micrófono y el buen equipo de producción que debe de tener el muchacho. No es cosa fácil estar todos los días al aire tantas horas. Una cosa es que no sea de mi gusto y otra que no respete su trabajo. Y creo que hace bastante bien su chamba, por algo vende como vende.
Ahora parte de mis mañanas las ocupa "El explicador" con Enrique Ganem. Y antes de eso, el zapping hace lo suyo y voy de Alejandro Cacho a Aristegui, pasando por Mix. Reactor no me gusta tanto, me agradaba escuchar a El Golfo por las mañanas, ese, era su horario. Amable, tranquilo, relax. Pero es mi opinión contra la de muchos seguramente. Opus es rica, por las noches en que voy de regreso a casa. Y por noches digo noches noches, pasadas las 12, que más bien serían como mañanas. Horizonte, lo mismo que Opus. Es más, de repente me da por poner Amor 95.3. Cuando anduve haciendo pininos ponía la de casa, pero esa no se oye muy bien a todas horas ni en todo lugar y y bueno... la dirección. Pero es un buen intento, aunque si a esa escala nos vamos... pues no hay, Ibero la dejo muy muy atrás a mi criterio. Los del Poli deben de hacer algo bueno con esa frecuencia, pero todo sabemos como es la burocracia, los elefantes blancos y las buenas intenciones. Ahora navego en una leyenda. Me gusta. En cierta forma crecí con ella y con el Fonografo. Ahora recuerdo algo...

Mi amigo el chamaaaan me dijo...

jueves, septiembre 10, 2009

Quién sabe que es la semiótica...



Apenas he comenzado a involucrarme de "a deveras". Antes creo que sólo tuve un paseo entre vitrinas donde el guía nos decía "Y por ahí está la vitrina que contiene Mitologías de Barthes" y más allá guardamos algo que escribió un tal C. S. Peirce. ¡Ah! Y más allá hay algo de Saussure. Pero hasta ahí. Nada de meter las manos al motor y ver como funcionaba o por qué de repente no jalaba, dónde se le ponía el aceite y las bujías y el refrigerante... Pero ahora eso está cambiando.

Si se interesan en saber sobre semiótica y sobre que trata todo esto, visiten www.amesve.org, aunque den un poco de chance, ahorita sólo hemos puesto lo que sería el equivalente a esos plásticos negros que ponen en las obras cuando están en curso, esos plásticos que indican que "adentro se está trabajado" pero hay que esperar un poco más para ver en qué, a menos que se sea de los aventados que la curiosidad empuja a que vean por algún resquicio.

Como sea, vayan poniendo esta dirección en su imaginario personal: www.amesve.org

miércoles, agosto 19, 2009

Se imaginan...

tener que cargar con cuatro u ocho de estos (ya ni digo del ipod de máxima capacidad) para poder esuchar tu música!

Yo tengo algo modesto, un reproductor mp3 de 8 Gb, y no me imagino cargando ocho de estos.

Quizá es porque ahora los Gb han comenzado a devaluarse y por eso los hacen cada vez más pequeños y, ¡más baratos! Antes... ¡Antes sí que eran grandes y costosos!




me volé la foto de aquí.

jueves, agosto 13, 2009

Mar Adentro

Mar Adentro
Por Ramón Sampedro

Mar adentro,
mar adentro.

Y en la ingravidez del fondo
donde se cumplen los sueños
se juntan dos voluntades
para cumplir un deseo.

Un beso enciende la vida
con un relámpago y un trueno
y en una metamorfosis
mi cuerpo no es ya mi cuerpo,
es como penetrar al centro del universo.

El abrazo más pueril
y el más puro de los besos
hasta vernos reducidos
en un único deseo.

Tu mirada y mi mirada
como un eco repitiendo, sin palabras
'más adentro', 'más adentro'
hasta el más allá del todo
por la sangre y por los huesos.

Pero me despierto siempre
y siempre quiero estar muerto,
para seguir con mi boca
enredada en tus cabellos.

---------------------------------------------------------------

No he podido sacar la pluma del tintero. Al menos no con la certeza y la inspiración que desearía. Me doy la vuelta por otros blogs y veo como el modo de uso de la lengua cada vez es más light y me resisto. Hay días que desearía poder escribir con esa ligereza. Sin preocuparme de usar el sufijo, la preposición y la persona indicada. Sin tener que recurrir a cada línea al diccionario y debatirme entre decir "el agua" o "la agua" (discusión de sobra comentada, era por da un ejemplo simple, así, sin más). Llevo meses sin poder hacer una reseña. Me quedé varado, que es peor que estar al pairo. Al menos así lo creo, así lo siento. Luis: lejos. Daniel: lejos. Uriel: lejos. Hace días que no bebo una cerveza con buena compañía. Beber una cerveza y luego otra y luego otra hasta que el Sol nos ciegue de nuevo la visión. Así no es lo mismo.

Mientras, busco sitio en este vida minificcionada. ¿Qué hacer? ¿A dónde ir? Hay una parte de mi vida que aún no cuaja. Esto es como un banquete mal combinado siento yo. Es como beber vino inmediatamente después de haber mordido una lechuga y un tomate rojo.

¿Les he dicho ya que conocí hace tiempo a Rogelio Guedea, que me subí a su tráiler e hice su ruta en sólo doce horas efectivas, sino es que menos? ¿Qué aún le debo mi opinión? Y no es que no quiera dársela. Es que estoy varado. No sé que decir, no sé como comenzar. Su texto me llevo en tantas direcciones, subí y bajé del tráiler y volví a subir y volví a bajar y... Es la fecha que me sigo subiendo y bajando. De repente lo tomo y lo leo, dos, tres, cuatro cuartillas, un capítulo. Me voy y regreso y de va de nuez. Lo tengo a la mano siempre, por si tengo que ir a una encerrona en el cuarto de "al fondo a la derecha", y lo leo con calma y premeditada parsimonia. Lo leo en voz alta y me imagino siendo yo quien va de arriba-abajo haciendo el recorrido. Me imagino siendo yo quien esta parado frente a un escritorio del MP; quien está parado ahí viendo como le meten de plomazos al chamaco aquel; quien carga la guitarra y se sienta junto al hombre que no es hombre. Y recuerdo entonces la parte que escuche de propia voz de Rogelio y más me dan ganas de volverlo a leer. Hay tanta madeja de donde sacar hebra en esa novela. Creo que bastaría que le mandase un correo en blanco, tan solo con un punto como contenido y que en el subject dijera "Me gustó". Y va de nuez la vida resumida. Zavala diría que esa opinión es valida. Valida de acuerdo con el humor que se cargue en ese momento. Pero a mi ese tráiler de Guedea me deja siempre tan de buen humor que un me gustó no bastaría. Tiene tantas escenas, escenas vividas que parece que uno esta ahí, parado entre todos y cada uno de los personajes casi tocándolos, escuchando sus tonos de voz y viendo sus gestos, sintiendo su mirada. Y entonces ahora, sería necesario que les contase la historia, que les dijese quién es Abel Corona, dónde vive, a qué se dedica, qué es de su vida. Pero eso no es nada fácil. No de oídas. Sería como jugar al teléfono descompuesto. Debo de hacerlo, sí. Pero no será hoy. Antes debo de terminar de asimilar, de conducir por enésima vez el tráiler y sólo así, talvez, pueda hacer una reseña decente. Mientras eso no pase, les dejo una probada del tráiler de Roguelio Guedea: www.rogelioguedea.com. Yo, debo de ir al cuarto de al fondo a la derecha.


miércoles, agosto 12, 2009

La vida minificcionada

Un mensaje: 120 caracteres (promedio).

Un twitazo: 140 caracteres.

Augusto Monterroso empleo sólamente 51 caracteres (contando espacios, 45 sin contarlos) para relatar la historia de alguien a quien algo paso y Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

¿En cuántos caracteres cabrá la vida? A final de cuentas, creo que la vida se resume en un epitafio.

Lo cierto es que en estos días la vida se he minificcionado. Todo se resume. Un CV, un resumen. Un historial académico, un resumen. Un informe, un resumen. Un reporte, un resumen. Una reseña, un resumen. Julio Cortazar decía en Rayuela que la vida es una tura. Quiero pensar que dijo eso partiendo de la tura como un sufijo. Y si ese fue el caso, podríamos decir que vamos armando nuestra vida de sufijos. ¿Será?
Pero aún queda la otra posibilidad. Quizá haya dicho que la vida es una tura partiendo del significado de tura, que es la acción o efecto de turar y turar no significa otra cosa que durar mucho. En tal caso, si la vida es una tura, la vida dura mucho o, en su defecto, quizá la vida sea eterna. Cuestiones de filosofía que ahora me vienen a la cabeza a razón del estomago vacio. Pero, aún así, si ese fuera el caso, siempre habría la forma de poder resumir la vida, así lo hemos hecho, así lo hacemos, así vivimos. ¿Cómo te fue? R. Bien (un resumen). Sólo la opción B.-Mal, no se puede resumir, pues siempre es seguida de un ¿Por qué? Que es seguido de toda la historia del día y/o argumentos que justifiquen el que nos haya ido mal. Y, aún así, siempre podemos resumir dicha situación contestando con una respuesta de tipo C.-No quiero hablar de ello.

De la pluma en el tintero


.

miércoles, julio 22, 2009

Salida a pasear

Les digo que con una buena rola, esto fluye mejor. Visita a la hermosisima ciudad neza. Obras en proceso, chimecos con excelsa educación vial, microbuseros y combiseros mucho mejor educados. Nada que comparar con los micros y camiones de mi pueblo defeño sureño. La libramos. El auto intacto, sin rayones. Hubo que aventarlo un poco, mi mala educación salió a flote ante tanta gentileza en exceso de los conductores arriba mencionados, incluido uno que gentilmente me dijo "voy primero" y pues paso primero con su camionetota estampada con los distintivos del gobierno de la ciuda -sic-. En fin... los detalles sobran. Seguro ustedes ya saben lo que es ir conduciendo por una avenida de cuatro carriles que terminan convirtiendose en uno. Pero todo bien, regresamos sanos y salvos. Sigo preguntandome ¿qué pasaría si las licencias de manejo costaran lo que cuestan en algunos paises europeos?, ¿seguiría tanto imbecil al volante? Sí, seguro que si. Siempre habrá algún funcionario que venda más barato que lo que vende el gobierno mismo porque siempre habrá un ciudadano que le ofrezca el clásico trato de "tú me ayudas y yo te ayudo". Y es que vivimos en el país de "yo no tengo la culpa".

Pero... ¿p'que seguirle con este rollo que ya todos saben a que ritmo va? Mejor vamos a la rola que me toco poco antes de llegar a Tepalcates y poder admirar el nuevo metrobus. ¿A poco no lo han visto? Se ve chulo el condenadote, rojo, rojo, rojo, rojo. Yo hasta sentí que veía un Ferrari.
Por cierto, ya no he leido de sobre sus choques, o ya dejaron de ser noticia o los siempre bien educados conductores aprendieron a punta de cates que no debían de invadir su carril o los conductores del metrobus aprendieron a pisar mejor el freno o... ¡ya sé! Las autoridades arreglaron las deficiencias que no habían previsto sin tener que hacer un hoyo para tapar otro. Seguro eso fue. Ellas siempre tan atinadas. ¡Bah! Esto ya suena a pura baba de perico.

La rola.

Alice in Chains, No excuses

lunes, julio 13, 2009

Taraaaann

Sucede que hace semanas fuimos una niña y yo invitados por medio de un Piroclasto a la casa de una niña que tiene líneas en su cara y que posee un perro que es un moustro. Ahi conocimos a más de dos cuates muy agradables de entre los cuales salió un Cacomixtle y todos a gusto, muy a gusto, con chelas y más chelas acabamos con la comida que la niña de las líneas en el rostro tuvo a bien preparar. Luego ya no nos pudimos quedar a la hora de los porritos, pero seguro todo siguio igual o más agradable con más bromas y comentarios de probada hilariedad. En fin, que entre todo lo que paso en el lapso que estuvimos presente la niña que me llevo y yo, escuchamos la canción del Hielo y reimos estrepitosamente. Y luego de una búsqueda exhaustiva, pues no lograba recordar como había dicho el Piroclasto que se llamaba el grupo y a falta de no encontrarlo en línea y la flojera de escribir preguntandole por la rola, hoy, en la busqueda exhaustiva (mera casualidad) dí con ella y... taraaaan:

Raras tocatas pencas performing Hielo

viernes, julio 10, 2009

Pues...

No sé ni cómo diablos llegué a este video, yo andaba youtubeando rolas de The Cure y eso de que el navegar te va desplegando cosas relacionadas y videos que estan en la cuenta de quien ha subido el video que ves en ese momento... a ciencia cierta, no lo sé. Pero me hizo gracia, mucha gracia. Que bueno que hacía un rato ya no tenía agua de más en mi organismo, que si no hubiese mojado los pantalones. En fin. Andan diciendo que es la canción del verano de este año, es lo que dicen, no lo que digo yo, que conste.

Cómo sea, he aquí el asunto que me trajo a postear. Ya sea que se rian, le menten la madre al sujeto, le tengan lástima o se pongan a meditar sobre la clase de cosas-mierda que muchos seguramente van a consumir este verano. Y que conste que lo he puesto de manera meramente "informativa" y ociosa. Seguro en unos días esta cosa estará disponible a todo volumen en micros y vagones de metro via comerciantes-informales-de-discos-pirata.

lunes, julio 06, 2009

Teoría sobre el por qué no puedo escribir

He pasado mucho tiempo en casa. No hay más escuela, ahora sólo quedan trámites y esperar a que salga un papel donde se diga que hay quien dice y asegura que cursé unos años en la universidad y que por eso se debe de suponer y dar por cierto, hasta que se compruebe lo contrario, que tengo conocimiento sobre algunas áreas. Aunque ahora, parado aquí, en la realidad cotidiana, de repente me cuestiono y descubró que no sé o no aprendí muchas cosas que daba por ciertas. Son las obviedades, las que han quedado solapadas por los excelsos y sublimes razonamientos ulteriores. Esas son las cosas que descubro que de repente olvido, que dejo de lado. Es como cuando uno busca algo y lo va encontrando, al final, en el lugar más expuesto, en el lugar primero donde se buscó.
No ha habído música, no he corrido, no he levantado pesas ni remado a 22 la boga. Tampoco me he subido a un concept2 a escuchar el ruido del ventilador y mi respiración ir a tono, sintiendo que el corazón se me escapa y que veo puntos negros al bajarme, que debo de caminar hasta que el pulso se normalice.
Hay algo que se ha ido en este proceso, que se ha desvanecido. Sé que será sustituido a su tiempo por algo más, que todo esto deberá de hacer catarsis, que haré catarsis. Pero aún no encuentro el hierro candente con el que deba de cauterizar la herida por la que ahora respiro, por la que ahora boqueo cual pez fuera del agua. Mucho oxigeno seguramente. Mucho nada que hacer y a la vez tanto. Comienzo a caer en paradojas y encrucijadas. Y de repente me siento como aquel explorador que se encuentra enmedio de un camino que se bifurca y él debe de seguir el camino de la tribu de la verdad, pero no sabe que pregunta hacerle a los dos nativos que están parados en la bifurcación, amen de saber que uno de ellos pertenece a la tribu que siempre miente y otro a la tribu que siempre dice la verdad -la tribu que él debe de seguir-.
Debo de dejar de despertarme a las nueve. El día de repente se me va tan pronto y me descubro sin haber hecho todo lo que había planeado. Cuando abro los ojos descubro al timex viendome desde el escritorio que hay frente a la cama y lo intento, pero luego desisto. Vuelvo a meter los brazos en las cobijas, respiro hondo y caigo en el sueño. Busco algo que soñar hasta que lo encuentro y de repente despierto dos horas después sólo con más ganas de seguir soñando.
Debo de encontrar buena música. De aquella que últimamente ya no encuentro. Soda ya no me es suficiente y de momento no puedo correr los mil metros en lo que dura La Iguana de Fobia. Ya traté con Chopin, es bueno para comenzar pero ¿luego? Mozart es intenso después del kilómetro dos, pero aún hay algo que falta. Debo de intentar con Wagner, Holst y los que vengan.
Hay algo que busco y que no encuentro y, que muy seguramente, cuando lo encuentre, descubriré que estaba en el primer lugar que busqué.

Mi teoría es que no puedo escribir sin buena música. Habré de comprobarla.

Katie Melua hoy destapó un poro y pude venir aquí. LiLo tuvo la culpa por postear primero esta rola.

miércoles, julio 01, 2009

Homenaje

Homenaje a "No puedo escribir"

¿por qué será?

Maldito php, ni siquiera es un lenguaje de alto nivel y por hoy ya me quitó la inspiración.

Mi estimado señor Cacomixtle (que por cierto, es el apodo que mi abuelo ostenta desde hace ya más de 70 años) tome esto como un breve homenaje porque hoy: No pude, no puedo escribir.


P.d.
ni tampoco puedo luchar virtualmente... aún.

Pero quien quiera la reta, éntrele: http://chuchoques.elbruto.es

jueves, junio 18, 2009

Cuchoques, el bruto

Nunca he sido bueno para eso de los juegos de peleas las consolas. Fui un fracaso con el Street Fighter y ni que decir de los que vinieron luego. Pero creo que eso puede cambiar. Conocí a "El bruto". ¿Quién dijo yo?

Éntrenle y peleen.


Gol de campeonato

Soy PUMA. Como dice el slogan: Orgullosamente UNAM.
Aquel domingo, el domingo del partido por el campeonato fue un domingo memorable.
El jueves, de último momento conseguí un boleto para el partido de ida, se lo cedí a mi hermano, el goza los partidos en vivo al límite. Se sabe todos los canticos y no para de brincar. Por eso se lo cedí. No es que yo no lo goce, pero soy un poco más "recatado". Ganamos. Eso fue lo chido.

El domingo el partido fue cardiaco. Sabía que ibamos a ganar, lo presentía, pero no dejaba de ser cardiaco. Además tengo la mala suerte de que siempre que me quedo pegado al televisor viendo el partido le anotan gol a mi equipo. Por eso he optado por hacer otras cosas mientras espero que mi padre o mi hermano griten gol y aplaudan. Y esta vez no fue la excepción. Me quedé viendo el partido y vinieron los goles de un lado y de otro y el gol del gane para los pumas no llegaba. De repente, un llamado divino me hizo pararme del sillón y hacerle una visita al Dios retrete. El gol llegó. Y me agarró en una posición incómoda. No podía correr inmediatamente a ver la repetición, así que sólo me quedó terminar con lo mio y luego ir a ver la conclusión del partido. El gol, lo tuve que ver más tarde en el canal -1 hora. Agradecí tener tv de paga.

lunes, junio 15, 2009

Un domingo por la tarde

Tomo el auto y conduzco. Es rico conducir sin tener que presionar el freno, dejar que el auto se vaya con la inercia. Curva, no freno, recta acelero. Desde San Antonio hasta Calzada de Tlalpan sin pisar el freno, sólo dejo al auto que se vaya. Si debo de bajar la velocidad freno un poco con motor, de quinta a cuarta y de cuarta a tercera, pero sólo un poco. Las otras veces bajo de quinta a cuarta para recuperar potencia. Soy tranquilo, nada de aventar el auto al de enfrente. Si puedo rebaso, si hay alguno que venga más rápido detrás de mi lo dejo pasar. Mi motor 1.3 litros sin turbo no me da para mucho, pero me lleva y me trae. Lo chido del trayecto es la música. No se puede conducir sin buena música, claro, a menos que vayas a más conduciendo un auto la Nascar o de F1, ¿pondrán música mientras conducen? Yo si pongo y, lo confieso, muchas veces me pongo a aullar y berrear la rola que venga sonando.

Ayer me toco una rola que hace buen rato no escuchaba, una de aquellas que en cuanto la escuchas de nuevo te acuerdas de lo que dice sílaba a sílaba. Llegué a casa y me puse a youtubear. La rola: Praise you, Fatboy Slim.



Y de paso me encontré con este

miércoles, junio 10, 2009

Salidas necesarias que son despreciables

Odio. Odio tener que dejar la Mac (MAC NO PC, MAC, elitista quizá, pero MAC) justo cuando he encontrado algo bueno que leer en la red, en algún blog, en algún artículo de índole académica-cientifica-social-o-cientifica-exacta-y-dura. O tener que dejarla justo a la mitad e la edición de un sitio Web o de un photoshopaso. Odio eso. Pero hay veces que uno debe de hacerlo contra todo el malestar que esto produzca.

Justo leía un buen post que he dejado a la mitad por plasmar mi queja aquí, una queja que

viernes, junio 05, 2009

Purificación

Sucede que se cayó un avión en el océano Atlántico. Seguro han leido la noticia o la han visto en algún noticiero. Igual y alguno ve de mal gusto esto, pero igual lo pongo. ¿Han visto el comercial de Smirnoff? Aqule donde se cae una botella de vodka y comienza la purificación, pues no encontré uno que tuviera ese inicio, pero, igual ya tienen la idea. En conclusión y, en vista de que no hay rastros del avión, sugiero que arrojen una botella de Smirnoff en la zona del accidente y, esperen a que haga efecto la purificación, seguro sale.



Q.E.P.D.
Flight 447

domingo, mayo 31, 2009

PUMAS CAMPEÓN

miércoles, mayo 27, 2009

Sobre los tiempos pasados

Vaya que esto de la Internet ha crecido y nosotros con ella.

sábado, mayo 23, 2009

Tuve un Nintendo

Hace mucho. Luego ya no lo tuve más, dejo de funcionar correctamente y ya ningún truco funcionaba. El soplarle al cartucho ya no era suficiente, tampoco el darle pequeños golpes hasta que aparecieran las animaciones en la pantalla. Nunca fui bueno jugando Nintendo, de hecho, me tardé una eternidad en terminar Mario Bros y, era terrible no poder guardar tu avance. Lo tenías que terminar en una sentada. También tuve el juego de las tortugas ninja y lo mismo, nunca lo terminé. Uno de Misión Imposible que, llegado a un punto, nunca supe por dónde debía de seguir. En el de Los Simpsons sólo legué hasta donde Bart está en el hielo y de ahí no avancé más. Mi destreza no daba para saltar sobre los bloques de hielo y frenar a tiempo para evitar que Bart cayera y se congelara, eso sí, en la Muralla China, fui muy hábil al manejar la patineta. No soy adicto a los videojuegos, algo me pasa que me aburren. Hasta ahora sólo he concluido el de Resident Evil 3. Lo jugaba por las noches en la pc, era rico y un poco estresante. De noche, sólo en el estudio, con el resto de las luces de la casa apagadas, con los ruidos nocturnos, buscando las herramientas y las pistas necesarias para pasar de un stage a otro y de repente ¡OaW! ¡El Nemesis! Saltando a la pantalla y atacandote. Confieso que más de una vez salté de la silla con el corazón latiendo fuertemente. Quizá para muchos eso no era para tanto, pero para mi lo fue. Luego nada. No ha habido otro video juego que me llame la atención. De repente prendo la pc (I'm MAC) y corro Age Of Empires, pero con el mero afán de pasar el rato. No he jugado Halo, ni Max Paine ni ningún otro y, repito, no me llaman tanto la atención como para comprar una consola que, además, seguro sólo durará unos meses y llegará una mejor, más nueva y moderna que desplaze a la que tengo y adios consola. Sé que pasa esto con todas las coss relativas a la tecnología pero... Al menos mi computadora la puedo usar para más cosas que correr videojuegos o poner dvd's. Quizá mi argumento es débil, pero si de comprar una consola por cinco o seis mil pesos a comprar una computadora armada decente por el mismo costo, me voy por la computadora armada (aunque prefiero Mac, amo a mi Mac).

En fin... detalles.

El punto es que hoy, navegando y escudriñando cosas y páginas al más puro estilo geek, me encontré con esto que me resultó una delicia y, de paso, me recordó mis pocas habilidades para presionar botones, aunque seguro alguno de los lectores que pasen por aquí, con seguridad, serán más habiles que yo y podrán acabarlo en un rato.

Para todos aquellos que ataron su infancia a Mario Bros. y esto les trae gratos recuerdos, denle click y jueguen en línea.

miércoles, mayo 20, 2009

La planta de luz

Las puertas de la planta se cierran. Hoy me enteré. Abrí el correo y ahí estaba el aviso:

Después de 15 años cierra La Planta de Luz


Me da tristeza. Me gustaba ir de vez en cuando a alguno de sus shows. Aunque he de ser sincero y decir que últimamente no me había dado el tiempo de ir. Ahí llegué a ver a Delgadillo cuando Ten miedo de mi era todo un hit y los asistentes a sus conciertos esperabamos ansiosos a corearla o pedíamos a gritos Julieta o Cartas a Francia. Era un buen lugar, con ese toque de intimidad que a muchos nos gusta, beber un poco de vino o clericot, pedir un platón de carnes frías y beber y comer poco a poco mientras transcurre la velada mientras estiras el brazo, buscas a tu pareja y la atraes hacía ti. Todo a media luz.
Voy a extrañar las presentaciones de los Qué Payasos, memorables todas ellas. No sé quién se divertía más, si los niños o los papá o, en mi caso, los jóvenes que ibamos. Erick, Bere y un servidor llegamos a ir un par de veces a cubrir el evento, era bonito decir que eramos de prensa (hacíamos radio).
La planta era cálida. Uno se sentía como en casa. Un poco apretado quizás, pero como en casa. Como en casa como cuando se llena de amigos y uno tiene que pedir permiso para ir de un lado a otro.
Ahora que recuerdo, ahí también conocí a Edael Juarez y Edgar Oceransky cuando aún hacían la presentación juntos, antes de que Edgar sonara en la radio.
Cómo olvidar a Virulo, no recuero cuál de sus shows fui a ver, pero ahí estuve.
¡Ah! Así son las cosas. Y es triste que lugares como este deban de bajar el telón. Sólo espero que no sea el final definitivo de este proyecto y que, en un futuro, seamos gratamente sorprendidos con la reapertura, en el mismo o en algún otro lugar de La planta de luz. Si todo fuera tan simple como volverla a conectar en otro enchufe, porque este en el que estaba, hizo corto.
Mis mejores deseos para María Luisa Arcaraz, Adriana Landeros y Germán Dehesa.

martes, mayo 19, 2009

Chau número tres

¿Qué podría yo decir al respecto? Creo que nada. No soy una autoridad literaria ni mucho menos un líder de opinión. Soy sólo un lector más. Y seguro sobre el suceso se dirán y escribirán muchas cosas, muchas notas. Se reeditaran libros en ediciones especiales y prologados por otros grandes escritores. Se harán ceremonias, se programaran lecturas en voz alta y otras tantas muchas cosas que quizá o no vengan al caso o no, ¡qué se yo! Lo cierto es que él ya hace tiempo había escrito una despedida que ahora será leída una y otra vez y que muchos enamorados le han dedicado al amor perdido, pero que ahora bien creo que el que se ha ido bien nos la podría dedicar a todos los que nos hemos quedado.

Chau número tres

Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres.

Sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo
derrotando imposibles
segura sin seguro.

Te dejo frente al mar
descifrándote sola
sin mi pregunta a ciegas
sin mi respuesta rota.

Te dejo sin mis dudas
pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía.

Pero tampoco creas
a pie juntillas todo
no creas nunca creas
este falso abandono.

Estaré donde menos
lo esperes
por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos.

Estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra.

Estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen.

Y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirándote.

Descanse en paz Mario Benedetti. 

viernes, mayo 15, 2009

Supernatural + Eye of the tiger

Por fin llovió hoy en el sur de la ciudad. Hace días que las nubes sólo nos hacían la finta. Hoy al fin llovió. En jueves. Jueves de Supernatural. Me declaro fan -no al extremo, quizá más de la categoría de "seguidor a secas"-.
Salí de la clase de inglés y ya llovía, caminé un poco a prisa, baje por la rampa del estacionamiento y abordé el auto. Luego me dió comenzón en la parte interna del antebrazo y me rasqué, un poco más fuerte de lo normal y me deje unas marcas, fue entonces que me le quedé viendo a mi brazo y me dije: "Oaw! Esto puede ser ghost-sickness (ver o buscar el episodio 6 de la temporada 4). Encendí el auto y me dispuse a ir hacia la máquina de pago. En la primera había demasiada gente. Odio a esa gente que se queda haciendo cuentas frente a la pantalla de la máquina, como si fuera a regatearle que sólo se pasó un minuto, que no le cobre el siguiente cuarto de hora. ¡Es una máquina! Cómo sea, siempre hay gente que hace eso y que provoca que se haga una larga fila y luego, los que estabamos al final de ella, terminemos pagando un cuarto de hora más por culpa de los minutos que se quedo contemplando la pantalla con cara de "beeeh" la pantallita. Conclusión: preferí correr a la otra máquina que estaba vacía antes de que alguién se me adelantara. Por cierto, también odio que esas dichosas máquinas no acepten los billetes a los que apenas se les ha doblado una esquina. Creo que ese par de argumentos van en favor del cobro personalizado. En fin.
Salí del estacionamiento con las marcas que me había dejado en el brazo por la comezón y aún tenía escozor en el brazo, pero preferí no rascarme más, lo mejor era comenzar a pensar cómo encontraría el fantasma que me había contagiado porque eso de tener pesadillas... no es lo mio y, es un sintoma incluido en la dichosa enfermedad fantasmal.
Seguí conduciendo, la lluvia arreciaba en algunos tramos pero nada grave, salvo por los charcos que hacía patinar a alguna de las dos llantas delanteras alternadamente. Luego hice una parada para conseguir pan. No para mi, yo no tenía apetito (un sintoma más de la enfermedad: pérdida del apetito).
De regreso en el auto y en el camino a casa, pongo el radio, hago un poco de zapping y ¡Voila!: the eye of the tiger.

Muchas coincidencias por hoy.



No dejen de ver este mero.

Y ya por puro gusto, el video original:

viernes, mayo 08, 2009

Armas de destrucción masiva

¿Hace cuánto fue que Bush decidió invadir Iraq en busca de armas de destrucción masiva? Si las cuentas y la memoria no me fallan eso fue hace seis años, recien cumplidos. Mala hora en la que Bush decidió hacer eso. Según recuerdo, dichas armas jamás fueron encontradas, ¿será porque no existian? En fin... Todo eso hubiera sido diferente si la invasión se hubiera llevado por estas fechas. El encontrar aquellas armas de destrucción masiva hubiera sido rapidisimo. Hubiese bastado con hacer que Sadam le estornudase o le tosiera con singular engundia a sus captores y ¡Voila! Las armas de destrucción masiva hubieran quedado a la vista.

De hecho, en estos días, aquel ataque infantil de "te pego mis mocos" o "pego mis mocos bajo la mesa", ha pasado de ser una travesura infantil espontanea y natural a ser un acto terrorista y, por ende, los kinder-garden ahora resultan ser grandes campos de entrenamiento para posibles terroristas. Pobres de todos aquellos niños que gozaban de andar con el moco escurriendo rica y saladamente desde la nariz hasta posarse en el labio superior para después ser chupado hasta quitarle lo salado. ¿Y qué me dicen de las trompetillas? Ahora resultan ser más mortales que una metralleta. Una lluvia de baba es más temida ahora que una lluvia de balas. ¡No puedo dejar de imaginarme a los narcos y los afis peleandose a trompetillazos! Definitivamente, las burbujas de moco han pasado de ser asquerosas para ser peligrosamente asquerosas y, en su defecto, peligrosamente-mortalmente-asquerosas. Pobres de todos aquellos que jamás han aprendido a controlar su baba cuando hablan, ahora abren la boca con el temor de ser linchados por unas gotas de baba.

Ahora poco importa quien tenga o deje de tener el mejor y más peligroso armamento nuclear y si ha o no ratificado el Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBT por sus siglas en inglés -Comprehensive Test Ban Treaty-), hoy, cualquier hijo de vecino que haya sido bien entrenado en las artes del escupitajo verdosoamarillento es más peligroso que el mismo Osama Bin Laden. Sólo imaginen una de estas bombas verdosoamarillentas cayendo desde algún edificio y explotando en el pavimento en medio de una concurrida avenida: ¡DESASTRE! El virus se expandiría de forma exponencial.

¡Hoy la expresión "Te escupo un ojo" es una amenaza de muerte y jugar a "las traes" puede ser mortal!

ADVERTENCIA: EL VIDEO ES UN POCO ASQUEROSO.

miércoles, mayo 06, 2009

Más sobre la influenza

Estos días que pasaron la ciudad se respiraba extraña. Tuve que recorrerla un par de veces y el panorama me parecía extraño. Sin transito pesado en el Periférico o en calzada de Tlapan o sobre prolongación División del Norte o sobre Miramontes. Resultaba extraño ver a las cuatro o cinco o seis personas que esperaban por el camión tan distantes unas de otras en las paradas. Resultaba extraño que los microbuses no se aglomeraran en las esquinas de paradas prohibidas. La Ciudad estaba en calma, pero en una calma extraña. El ambiente pesado, las miradas inquisidoras para todo aquel que, como yo, no portaba cubrebocas o para aquel al que se le escapaba un estornudo o una tosesita.

Hoy volvemos a la normalidad, cualquier cosa que eso signifique.

A mi me resulta increíble que na gripe pueda provocar tanto miedo. Sé bien que no es cualquier gripe, pero aún así... en fin.

Estos días me sirvieron para poner un poco de orden en lo que aspira a ser la biblioteca de la casa y, haciendo esa depuración obligatoria de papeles, viejas libretas, revistas y periódicos, me encontré uno reciente que no sé bien a bien quien trajo a la casa. Yo los que leo los leo en linea y de vez en cuando compro el impreso. En compensación, de vez en vez me doy una vuelta por los avisos oportunos y me digo: ese auto me gusta, esa casa me agradaría, ¡ese departamento es más pequeño que mi recámara, ¿cómo pudieron distribuir sala-cocina-baño-y-dos-recámaras?! El punto es que me encontré con una columna que me agrado. La reproduzco enseguida.

---------------------------------------------------------------------------------------------------

Corriente secreta

Extrañaré la influenza

Ignoro si en algún lugar de nuestros genes laten aún las imágenes estrujantes que Guillermo Prieto plasmó en sus Memorias al recordar la epidemia de cólera de 1833.

2009-05-02•Literatura

En 1890, en “El tren 081”, Marcel Schwob describió la propagación de una epidemia de cólera a través del ferrocarril. Tres décadas más tarde, en 1918, durante los días finales de la Primera Guerra Mundial, una nueva epidemia atravesó en barco el planeta. La información sobre esa enfermedad, que en menos de un año arrojaría 30 millones de muertos en el mundo, había sido mantenida en secreto por los Aliados para que la noticia de que las tropas se encontraban minadas no llegara a manos de sus enemigos. Los diarios españoles, sin embargo, informaban sin censura sobre los estragos que la epidemia estaba causando en la Península; por eso, afirma el historiador Alfred W. Crosby, aquel brote mortal fue conocido como influenza española. Un siglo después, debemos achacar a los aviones la epidemia que ha hecho que la Ciudad de México regrese en el tiempo a un instante desaparecido hace varias décadas, para convertirse en una ciudad sin gente y sin autos, en la que es posible escuchar, de un modo que nadie recordaba, el canto de los pájaros entre los árboles.

En 1918-19, la influenza dejó medio millón de muertos en México y una colección de horripilantes relatos que cubrieron los diarios de aquel tiempo. Carretones cargados de muertos que recorrían con paso triste las calles, tiendas y mercados cerrados, hospitales sin camas, boticas sin medicinas y enfermos abandonados a su suerte a los que, cuando mucho, se pretendía curar con dosis de quinina que costaban un ojo de la cara. Mi bisabuelo murió durante aquella epidemia: un médico recomendó a la familia que lo encerrara en su habitación con un frasco de Aspiroquina, y que no volviera a abrir la puerta hasta que la medicina lo aliviara, o la “bronquitis purulenta” se lo hubiera llevado a la tumba.

A aquel brote de influenza los historiadores lo han llamado, sin embargo, “la epidemia olvidada”. Las escenas que lo acompañaron fueron de tal modo dantescas que la ciudad se empeñó en borrarlas. No habíamos salido de aquella nube de olvido hasta que la nueva epidemia recorrió las calles y el temblor del martes pareció sacudir la memoria colectiva: algo que se hallaba dormido se disparó. Ignoro si en algún lugar de nuestros genes laten aún las imágenes estrujantes que Guillermo Prieto plasmó en sus Memorias al recordar la epidemia de cólera de 1833: “Las calles silenciosas y desiertas en que resonaban a distancia los pasos precipitados de alguno que corría en pos de auxilio; las banderolas amarillas, negras y blancas que servían de aviso de la enfermedad… las boticas apretadas de gente; los templos con las puertas abiertas de par en par con mil luces en los altares; la gente arrodillada con los brazos en cruz y derramando lágrimas… A gran distancia el chirrido lúgubre de carros que atravesaban llenos de muertos… En el interior de las casas todo eran fumigaciones, riegos de cloruros, calabazas en vinagre detrás de las puertas”. Lo cierto es que la ciudad activó sus mecanismos de defensa y en medio de la muerte, y de la alerta sanitaria, encontramos de pronto un mundo desconocido, olvidado, habitable: calles tranquilas pobladas de rincones apacibles, noches quietas en que la ciudad se abre para caminarla entera, tardes de principios o mediados del siglo XX en las que el sol arroja sombras plácidas que nada altera.

Extrañaré la influenza. Cuando la locura, el ruido, las prisas, las aglomeraciones, el estrés, el esmog, los gritos de los vendedores ambulantes vuelvan a decirnos que todo ha terminado, algo dentro de mí extrañará los largos días de la influenza.

Héctor de Mauleón

Publicada en Milenio el 2 de mayo de 2009
---------------------------------------------------------------------------------------------------

En cierta forma comparto lo anterior.

Hay algo que no puedo negar: me divirtió de sobremanera ver a la gente tan asustada. Digo... el crimen organizado, los narcos, el tabaquismo, el alcoholismo y otras tantas enfermedades matan más gente que la que ha muerto ahora por la dichosa influenza humanda y nadie se espanta así. En dado caso, lo que mata no es la influenza humana, es la ignorancia, es el querer curarla con un par de desenfrioles y no ir al médico a ser diagnosticado correctamente a tiempo. Si es curable, ¿para que espantarse así? El Sida no es curable y no veo a la gente correr a hacer compras de pánico a la farmacia y agotar los condones que te protegen hasta en un 99%, por qué si agotar un pedazo de tela que sólo te protege menos de 2% y sólo te dura entre 40 y 60 min. ¡Vamos! ¿Si un condón protegiera sólo el 2% lo usarían?

Quizá soy un fatalista.

...el temblor estuvo chido, pero me hubiera gustado un par de grados más fuerte.

viernes, mayo 01, 2009

La Doctrina del Schok



¿Qué opinan?

jueves, abril 30, 2009

De pandemias y parasitos

La ciudad está sitiada. Sitiada por la paranoia, sitiada por los cubrebocas o tapabocas -como quieran llamarles-, sitiada por los medios que no dejan de bombardear con los mismos datos sobre la influenza una y otra y otra vez hasta el cansancio. Podríamos decir ya, que los medios han sido influenzados. Recuerdo que hace años, pasó algo ligeramente similar. Eran los tiempos de la cólera, ¿lo recuerdan? Todo mundo andaba espantado y alarmado con el agua contaminada, la hervía, compraba gotas desinfectantes, no dejaba a los niños beber del grifo como siempre y mucho menos los dejaba jugar en el agua de los charcos de lluvia. El sobrecito de vida-suero oral se volvió famoso y cualquier indicio de diarrea era visto con alarma.
Entonces el agua embotellada se volvió popular, dejo de ser el artículo de consumo de unos cuantos para convertirse en el artículo de consumo de todos los días. Los garrafones que sólo se veían en las oficinas comenzaron a invadir las casas. El negocio del agua se volvió prolífico. Y todo por un brote de cólera. Ahora, en cierta forma se ha recuperado un tanto la confianza en el agua del grifo, sabe un poco más a cloro, pero sabes que no te enfermas.

Con la influenza siento que pasará algo similar. Seguiremos viendo las calles tapizadas de gente con cubrebocas por un tiempo, luego, poco a poco, la memoria colectiva se ira desvaneciendo hasta quedar en el "¿te acuerdas de esa vez?". Seguro llegará la vacuna y se instrumentará una campaña de vacunación y luego se hará costumbre vacunarse contra la influenza y serán raros los casos de muertos por influenza, tal como pasó con otras epidemias (sarampión, viruela, rubeola, polio, etc.).

Lo curioso es que todo mundo ve los encabezados epidémicos y ¿qué pasó con el resto de las cosas? Se nos ha ido la alarma por saber en cuánto amaneció el dolar o cuánto perdió la bolsa. Nos han dejado de preocupar los despidos masivos de General Motors y prestamos nula atención a las aprobaciones al vapor que se están haciendo en el poder legislativo. Y claro, ahora el mejor gobierno será el que reparta más cubrebocas. Hasta baratos nos hemos vuelto, las camisetas, las gorras y las canastas de mandado han sido cambiadas por una dotación de cubrebocas.

En fin... hasta las noticias de ejecutados y narcos capturados han dejado de ser noticia. Y para muestra está esta noticia que seguro en otro tiempo hubiera sido un encabezado de 1er o 2o orden, ahora fue sólo una nota más:

Cae capo fundador del cártel del Golfo

Gregorio Sauceda Gamboa, uno de los principales fundadores del cártel del Golfo e identificado como uno de los hombres más violentos de la organización, fue detenido en Matamoros, Tamaulipas, por agentes de la Policía Federal.

Conocido como El Caramuela, fue reclutado y capacitado por el gobierno de Tamaulipas en los 90, cuando se convirtió en policía ministerial. Sin embargo, al involucrarse en el combate al narcotráfico fue cooptado y se convirtió en uno de los principales operadores del crimen organizado en el país. [ver más]




Y ahora, la parte graciosa. La cereza del pastel.



El pie de foto dice:

Protegido ante un posible contagio de la influenza porcina que afecta al país, Gregorio Sauceda fue traído de Tamaulipas a la Ciudad de México. Foto: AP

La solución a la influenza: ¡Que nos manden a la AFI!

domingo, abril 26, 2009

¡No sé por qué!

Sólo... la traigo desde ayer. Hay una más que trigo desde hace semanas, pero sólo tengo la tonada, no recuerdo quien la canta ni nada más. Recuerdo que la tenía en el disco duro, pero ya le busque y nada, nomas no aparece, seguiré buscando. Y sólo recuerdo un fragmento diminuto que dice "in the hightway" luego un poco de la tonada y es todo.




Una anécdota un poco cursi: una noche de bohemia, platicando cosas trascendentales con uno de mis grandes inseparables, la puse en el autoestereo y comenzó a platicarme sobre como se sentía, pero al final, él sólo quería encontrar su camino y un hogar propio. Creo que lo ha logrado y me da gusto verlo ahora. Salud por él.

jueves, abril 23, 2009

Por el puro placer

¡Mmmhhh cerveza! -aquí se puede usar el "tono" Homero Simpson-.



Chale, aún no pasa del medio día y yo ya estoy pensando en chelas, pero... con estos días calido-calurosos, qué puedo uno hacer sino pensar en cosas refrescantes.



Para muchos quizá es legal despertarse con un buen trago... yo soy de ligas menores, prefiero un té o un jugo...

¡Salud!

lunes, abril 20, 2009

Terapia

tensar:

(Del lat. vulg. *tensāre, der. del lat. tensus, part. pas. de tendĕre, tender, desplegar).

1. tr. Poner tenso algo.


Regularmente uno comienza a sentirse tenso, pero es el último en enterarse, todo mundo alrededor se da cuenta de la transformación menos el que la vive, al menos no lo nota hasta que ya es demasiado tarde para evitar la explosión.

Me suele pasar. En especial cuando no voy a terapia. Ir a sentarse a un consultorio con alguien que te haga hablar, te haga cuestionarte y comenzar a sacar eso que traes dentro y te está provocando el malestar... definitivamente no es lo mio. Entonces... no me gusta la terapia. Creo muy poco en los psicólogos. Para algo sirven, de eso no hay duda, de lo contrario no existirían. De hecho, tengo algunos amigos y conocidos psicólogos. Pero les digo que por ellos mismos podrían llegar a formar un círculo económico, basta con que uno de ellos tenga un paciente para que todo comience. El psicólogo trata al paciente, pero puede que se quede con esa "vibra" en él y éste a su vez busque liberarla... y va con su psicólogo, así pasa la "vibra" del paciente y la que se ha creado en él al otro psicólogo y entonces este nuevo psicólogo debe de ir a ver a otro y este otro después tendrá que ver a otro... se hace la cadena. Obvio va entendido que el dinero que el primero recibe comienza a circular y a mantener a uno y a otro y a otro y a otro. Quizá haya que hacer un ajuste, dado que cada psicólogo tendrá un paciente primero que desencadene la reacción... pero esos son detalles, confío en que hayan captado la idea.

A mi me gusta causar reacciones, pero no de este tipo. Por eso, no voy a terapia. Por eso, no tengo un psicólogo. A cambio conseguí que una mujer me invitara a salir una vez y luego lo hiciera otra y luego otra y ahora de vez en cuando hablamos de cosas trascendentales. En ocasiones hasta hago algún buen chiste que ella me festeja con una sonora carcajada. Eso, es más divertido que ir a terapia.

Yo no voy a terapia. Yo corro. Como los cobardes. Y hay una hora en la que soy muy cobarde, no tanto como otros, pero lo soy. Hay unos más cobardes que yo que tienen el descaro de rebasarme. Eso no me gusta y corro más. Alguna que otra vez los alcanzo, otras les mantengo el paso y algunas otras hasta me lleno de un poco de valor y me vuelvo más cobarde que ellos y los rebaso. Todo depende de que tan cobarde sea el que me ha rebasado... y, obvio, de mi condición física, la cual en estos días no es muy buena. He estado parado desde enero. Eso de terminar la tesis no se lleva con el buen entrenamiento diario. Hay quienes lo logran, no lo dudo. Mis respetos a ellos. Yo debí de enfocarme en la tesis. Deje de entrenar.

Hoy, después de semanas de no calzarme los trainers, al fin pude ir a correr. Estuve al borde la explosión, pero cinco mil metros hicieron el milagro. Contuvieron la pre-explosión y desarmaron la bomba. Como un equipo swat antibombas.

El Zen fue parte de la terapia, es una maravilla lo que ese gadget puede hacer por uno. Y aquí debo decir que la mujer que me invitó a salir una vez y luego otra y luego otra y con la que de vez en cuando tengo conversaciones trascendentales fue quien lo puso en mis manos.

La run-list quizá es un poco... eclectica, pero funciona: Blue orchild, Siren, Zoom, Beber de tu sangre, Ni tú ni nadie, Sunshower, Succes, Persiana americana, Ya ves, En algún lugar y la estelar de esta ocasión: Sin documentos.

A la mujer de las pláticas trascendentales.

Ay vamos

viernes, abril 17, 2009

Sueño musical

Algo pasa. Son las tres con veinte y seis minutos del diez y siete de abril y heme aquí. Esperaba dormir de corrido pero me he despertado. Y me he despertado con Chopin en la cabeza y los oidos. Definitivamente, algo pasa.

(Darle al play antes de seguir leyendo)


Hace buen rato que no lo escuchaba. De hecho, hace ya buen tiempo que no me paro por una sala de conciertos. Extraño eso. Próximamente, próximamente. Y si no me he parado en la sala de conciertos en buen rato, mucho menos he escuchado un concierto de piano en vivo. Si la memoria no me falla el último recital al que asistí fue en Zacatecas... tocaba... ¡Demónios! ¡El Alzheimer juvenil me acecha! No consigo recordar quién tocó... era una mujer, de Europa central si mal no recuerdo, pero el nombre lo tenía una difunta neurona, una de aquellas a las que se les olvida dejar el archivo en manos de otra antes de morirse. Y el disco -autografiado y toda la cosa- lo regalé. Recuerdo que... el recital fue con piezas de Brahms... Me concedo el beneficio de la duda. Maldito Alzheimer juvenil -ni tanto-.

Algo es cierto, me hubiera encantado haber asistido a un recital con Horowitz, a él que no lo conocí ni lo escuche en vivo, lo recuerdo en cuanto pienso en piezas para piano.

Trataré de dormir un poco más. Seguro ahora tardaré en dormir, pero ¿qué tal el sueño a las ocho de la mañana cuando suene el despertador? Alargaré la mano, lo apagaré y rogaré por seguir de filo otras tres horas. Lo malo es el despertar, eso de abrir los ojos y sentir de golpe tanta luz: ¡me derrito! Ahora que me decida, compraré uno de esos fabulosos radiodespertadores que te ponen la música que uno elige del cd o del archivo mp3 o mp4 o el formato que sea para que le pueda poner una buena pieza para comenzar el día. Quizá los sábados y domingos le programe unos danzones y los lunes unas ricas y salsas y cumbias para comenzar la semana laboral con pura sabrosura ¡cómo no!

jueves, abril 16, 2009

Esos de los papeles...

Me llevo a pensar en cómo es posible que nuestra vida se pueda ver reducida a un papel. Si no tienes acta de nacimiento no existes legalmente; si no tienes IFE luego ni las chelas te quieren vender; si no tienes licencia y te pescan conduciendo ¡que bonito lío! Podrás no tener acta de nacimiento ni licencia, pero ya tienes expediente en el MP y, de nuevo, ¡tu vida en un papel! Si no tienes cartilla te metes en otras broncas, hasta para pedir algunos trabajos te la solicitan y sin pasaporte eres ilegal si pasas la frontera, peor tantito si te vas al "norte" y no tienes visa. Escolarmente si no hay boletas o certificado, ¡seguro que no estudiaste nada! Vamos, si no fuese así, Santo Domingo no sería lo que es hoy. En lo laboral, debes de tener talones de pago, o tener cartas de recomendación del trabajo anterior... ¡Muchos papeles! Y creo que me faltan. RFC, CURP, ..., etc. Bueno... esos últimos son todavía más abstractos, reducen tu vida a una serie de dígitos.

¡Ah! Pensar en todo esto me ha remitido a Todos los nombres de José Saramago, aquella novela donde José se la pasa entre las fichas del registro civil y dónde se encuentra con la ficha traspapelada de una mujer totalmente desconocida y anónima para él. ¡Vamos! Hasta esa mujer desconocida por José estaba en un papel. Si no lo hubiera estado, ni mujer, ni novela.

¡Bendito el egipcio que inventó el papiro!

Pensar que estamos en proceso de reducirnos a una sucesión de unos y ceros.

Y no sé que tenga que ver esta rola con esto... situaciones eclecticas, pero... qué más da.

La vida reducida a un papel

Pues bien... ahora resulta que no existo. Al menos no hasta el próximo cuatro de mayo. De momento, dicen en la ventanilla de servicios escolares que no hay constancias, ni historias académicas y, por ende, mucho menos certificados parciales. No hay nada hasta el próximo cuatro de mayo. Antes nada. Así que de momento no soy nada, ni estudiante, ni pasante. Quizá pueda entrar en la clasificación de los sinempleo, pero no lo creo. Tengo muchas cosas que hacer aún cuando no reciba aún paga alguna.
Hasta ayer creía tener una ligera presión, creía y sólo fue así. Quizá la llegué a manifestar en mi tono de voz un poco pero no más. Mi condición de candidato potencial a padecer ataraxia no me deja ir más, aún cuando aún no domino dicha condición.
Pero hoy no me queda sino acoplarme al proceso, esperar y esperar aún más. La maestría que deseo cierra convocatoria este veinte y cuatro de abril a las dos con treinta minutos de la tarde y debido al proceso burocrático interno de servicios académicos, yo no puedo tener ninguna constancia de que ya estoy fuera y por lo tanto no podré aplicar, no tengo una carta que diga que ya terminé, que ya liberé el servicio, nada. Todo está en procesos y debo esperar hasta el cuatro de mayo próximo. Extraoficialmente terminé el treinta de marzo a las ocho de la noche, oficialmente -que es lo que vale- todo termina el diez y siete de abril, es decir: mañana. Luego deben de procesar calificaciones y demás y determinar el estatus de cada alumno. La vida reducida a un papel.

domingo, abril 12, 2009

Periferico a 120kmph

Estos días han sido de aquellos en los que se me antoja tener un deportivo. Hace un año, por estas fechas, me quedé varado casi cuatro horas tratando de llegar a casa. Venía de Santa Fe hacía Vaqueritos. Pero ¡a quién se le ocurre hacer dicha travesía en el día que todos salen despavoridos hacia Cuernavaca en un puente vacacional! A mi no me se me ocurrió, las circunstancias me obligaron.

Pero este año fue distinto. El viernes antepasado tuve que ir a Sta Fe, pero lo hice con la precaución de no regresar hasta que la hora crítica había pasado. Una delicia el regreso. No sé que tanto les sean útiles las obras de Constituyentes a quienes transitan por ahí a diario en horas caóticas, pero yo que las he usado en horas light ¡Uf! Uno va y viene de volada, en especial porque no debo de llegar hasta el semáforo que está por la UVM, ese que atora de nuevo el transito. En fin, el punto es que este fin de semana "santo", con los escolapios de vacaciones y los oficiosos trabajadores oficinistas en sus casas o atiborrando Queretaro, Cuernavaca, Hidalgo, Acapulco y otros destinos, me dí vuelo yendo y viniendo del poniente al sur de la ciudad.
Luego, en uno de esos viajes, a Charo se le ocurrió la maravillosa idea de cercar la ciudad, igual que los Chinos. ¡Se imaginan la cara de los habitantes al regreso sin poder entrar de nuevo en la ciudad! Lo pensé y creo que eso hubiera sido maravilloso. Menos transito, nuevas vacantes abiertas urgentemente (¡uno se podría hasta cotizar!), y todas otras ventajas que se les puedan ocurrir en una ciudad que en un fin de semana disminuyó significativamente su población. Sueño guajiros quizá.

Mañana será lunes, muchos regresan y el con ellos el caos.

De momento, yo, relajado en casa, escribo un post (que con ese enunciado se ha hecho un metapost).

Hoy que regresaba una vez más de Sta. Fe el radio ofrecía una programación deliciosa, de esas que no se ofrecen en días normales. De los Beastie boys a Daft punk pasando por otras bandas todas ellas de mi agrado, entre ellas Collective Soul, no sé que tan de su gusto sea, pero a mi me pone de buenas. Así que aprovechando que en la parte de periférico que uso para llegar a Vaqueritos no hay radar, que es domingo de resurrección, que muchos de los polis andan por iztapalapa, de día franco o encuartelados, le pise un poco, no mucho. Mi auto no es muy seguro para andar a más de 120kmph, ¡así son los compactos! Y disfrute Listen.

<a href="http://www.joost.com/0820029/t/Collective-Soul-Listen-Video">Collective Soul - Listen (Video)</a>

Bienaventurados los que conducen sin tránsito, que de ellos es el reino del asfalto.

P.d.
No olviden el cinturon y tener el auto con seguro de cobertura amplia.

lunes, abril 06, 2009

El reloj dice

que son las 02:24 am. No puedo dormir. Mi reloj biológico dice otra cosa: aún no tienes sueño. Me gusta el horario de verano, pero eso de dormirse cuando no hay sueño, no es lo mio. Y menos luego de buena tarde como la de este domingo recién terminado. En fin...
Hoy la compañia, la plática y la compañia estuvieron de lujo, incluido el hecho de que a los encargados de las chelas les pidieron su IFE para poder venderselas, estuvo genial! Y la neta... se ven grandecitos ya! Más allá de los diez más ocho!

Hay cosas que contar, por ahí andan unas dos o tres, pero iran saliendo en la semana.

Mientras llegan...



Una rola que se me pego después de pasar por el blog de quien No puede escribir.

jueves, marzo 19, 2009

Verdades elementales

Lo cierto es que hasta ahora no he encontrado muchas verdades elementales, y quizá las que doy por ciertas y validas sólo lo son para mi. Por ejemplo, que uno puede perder todo menos el buen humor, que la muerte llega tarde o temprano, que uno se muere cuando debe y no cuando quiere, que lo que a uno le va a pasar... le pasa y lo que no, pues no. No lo sé a ciencia cierta, quizá esas ni verdades son, sino sólo oviedades. El punto es que un cubano, un revolucionario cubano dijo alguna vez que las verdades elementales caben en el ala de un colibrí. Y yo le creo, se la compro.

Desde niño los colibries me han gustado. De vez en cuando podía ver alguno alimentandose de las flores de azahar del limonero que esta en el patio de la casa de mi abuelo (¡esa oración etuvo larga!). Me parecián -me parecen- sorprendentes, siempre verlos solos, observar como se detenía a sorber el nectar de las flores suspendido en el aire, pensar que pesan sólo dos gramos, que es el ave más pequeña del mundo... y esos deliciosos colores en su plumaje.

Hace años uno se metió a mi casa. Lo atrapé con cuidado y luego lo solté en el jardín. Estaba muy desorientado, se había dado una y otra vez contra los cristales. Luego de que lo solté volo un poco y se poso en una rama del árbol de granada, se estuvo quieto un rato, yo creo que en lo que se orientaba y luego voló. Me dejo unas plumas de regalo que aún conservo entre las páginas de un libro.

Hace unos meses una colibrí llego a hacer su nido bajo una bugambilia que hay en el patio, puso dos huevos, nacieron dos colibriesitos, pero uno se cayó del nido y lo encontré muerto, el otro se logró. Hace unas semanas la pajarita regresó -quiero creer que es la misma- y pueso de nuevo dos huevos. Pero ahora me preparé, en cuanto tuve oportunidad les puse una "red de protección" bajo el nido, para que cuando comenzaran a volar, si se caían, no cayeran dentro de la fuente o de porrazo. Y dio resultados. Hoy el primero de ellos en hacer el intento de volar salio del nido. No volo mucho, pero va bien en su intento. Lo malo es que no pudo regresar al nido. Intente regresarlo, pero es un poco complicado, el nido se ve tan frágil. Así que le hice un nuevo nido junto al original y ahora duerme en él. Mañana veré como anda ese muchacho. Espero que se logre. Me gustan esas aves. Y me gusta más que ronden por mi jardín y poder verlas sin tenerlas en jaula, digo... es dificil tener un colibrí en jaula, se mueren de tristeza, no son como otras aves. Pero el punto es... que me gusta que venga las aves a comer la migaja que les tiramos en el patio y a comer cuantas flores y plantas gusten.

El polluelo aún tiene el pelaje tipo pelusa y se siente muy suave.



Por cierto, el revolucionario cubano que dijo eso de que las verdades elementales caben en el ala de un colibrí, era José Martí.

sábado, marzo 07, 2009

Ese Sr. Lineal!

Desde el jueves por la noche quería postear algo relativo a unas lecturas que hice recientemente sobre transparencia, rendición de cuentas y partidos políticos. Quizá para muchos un tema aburridón, pero que considero difundir necesario en estos tiempos. Sin embargo -¡esta muletilla es mi favorita! Comienzo a notarlo, je je je-, como les decía: Sin embargo, al abrir el correo me encontré con una invitación de cumpleaños que me hizo botar, reventar y casi orinarme de la risa... quizá es que yo soy muy simple. El punto es, que no puedo dejar de hacer pública dicha invitación, obvio, omitiendo nombres y lugares, no sé que esa fiesta se transforme en algo que el organizador no desea y luego yo vaya a salir linchado!

Así que por razones de privacidad, llamaré a mi buen amigo como el Sr. Lineal

Queridos amigos, familiares y conexos; conexos que siempre chupo.

El motivo del presente correo-e es para invitarlos a mi cumpleaños.
Cada año la gente celebra. Hacen fiestas. Hacen conciertos, p.e.: Roger Waters vino
porque se lo pedí, le dije: oye, no seas aguado, vente a tocar pa mi cumpleaños,
pero tiene una agenda muy apretada y vino una semana después, también le dije
a mis compas de Mogwai, pero llegaron algo tarde, andaban borrachos y pus ustedes
saben cómo son los sujetos de esa parte de la isla. También, en otros años, invité
a otros grandes grupos, pero si sigo contando esas tonterías ustedes dejarán de leer
y este correo pasará a la basura.
Como iba diciendo.. cada año, la gente celebra, y yo no. Sólo paso mi cumpleaños,
pasándolo, unas chelas y listo.
Este año será diferente. No dejaré que se diviertan de mi, digo sin mi. Esta vez yo me
divertiré de ustedes, digo, con ustedes y para eso he invitado a un gran amigo inglés,
que tiene una bonita banda, tocan padre y pus le dije: oye mano, vente a tocar pa mi cumple,
y pus me dijo que si. Y pus como dijo que si, yo le dije que no, y el que me dice que si,
y yo que le digo, pus bueno... y pus Thom y sus amigos tocarán exactamente en mi cumpleaños.
Y como soy una persona peligrosa, el gobierno me tiene que tener tranquilo y contento
me ofrecieron mover el puente del 21 al lunes 16, tuve que aceptar, no quiero problemas
(todavía) con esos fascistas. Entonces ya tenemos concierto y puente para mi cumpleaños.

Pero eso ustedes ya lo sabían.

Retomando: ja. El festejo será el DÍA DEL CUMPLEAÑOS, en casa de ELLA.
Casa de ELLA es en UNA AVENIDA MUY BONITA, EN UN DEPARTAMENTO POCA MADRE CON VISTA A LA AVENIDA MUY BONITA.
Casa de ELLA no es un bar o algo parecido.
Es una casa y vive "gente". A los cuales no les gustan los "chavos",
porque están muy viejitos, (la gente, no los chavos), y pus cuando entren,
háganlo con tranquilidad por favor. Después podrán hacer lo que quieran.
Bueno, no tanto, pero se la pasarán bien.
El evento empezará desde temprano, puesto que, como nos enseñaron
recientemente en Chiapas, a chupar se debe empezar temprano, y por
temprano me refiero a las 12pm.

Traigan chupe, aunque aquí seguro habrá, pero saben que se que sabemos que no durará.

Es la primera vez que festejo mi cumpleaños desde que tenía 7 años y mi Tía fila me hizo
un festejo, ella quería hacerme un pastel de los 7 enanos, pero yo dije que nel, quería uno de futbol.
Y se hizo de futbol.
Y no siempre se hace lo que digo.
Pero así es la vida.
Esta vez no se de qué será el pastel o la comida o lo que sea, pero algo habrá y estará bien.

Disculpen este correo tan largo, sólo para decir pura tontería y avisarles de algo, y se que
algunos de ustedes están lejos y no pueden venir, pero de todos modos se los mando para que
se echen unas a mi salud.


PD1. Destrullín y Ches: favor de traer trapos.
PD2. Chapis: favor de traer tu propio plumín, la última vez te acabaste todos, y ni cuenta te diste.
PD3. TejasTony: favor de traer un GPS (que por cierto tengo en mi casa jeje) para que llegues a tu
casa y no te pierdas en el camino.
PD4. Disculpen este correo-e tan idiota. Tengo demasiado trabajo y tarea, y andar en la bici a hora
pico de contaminación daña más mi cerebro que los 8 mezcales que me tomo los martes (2x1 uhuu).


Espero esto les llegue a todos, porque creo que no tengo todos los correos.
Y si no saben cómo llegar, háblenme.
Y si no saben mi teléfono: 044 55 LLÉVATELA RELAX

Chido -1- la banda.


NOTA: Se agradece al Sr. Lineal su invitación y por ahí nos vemos.

jueves, marzo 05, 2009

Una más de Playmobil

Luego de una lectura interesante e ilustrativa sobre Accountability, Answerability y Enforcement, un viaje momentaneo tierras youtubescas, de hecho, últimamente me da por youtubuear (Por cierto, hay que armar la definición exacta de este... verbo intransitivo, ahora que tenga más tiempo de ocio igual y me pongo a trabajar en eso).

El chiste es que miren lo genial que son los Playmobil.



Tan difícil que es últimamente hallarlos en las jugueterías de por aqui!

Hambre madrugadora

Las teteras silban. Cuando ya está listo el té silban. Me dio antojo de té y puse la tetera.

Las moscas me caen mal. Siempre se les ocurre hacer acrobacias en la misma habitación que estoy yo. He desarrollado la habilidad de tomarlas por sorpresa, tomarlas de un ala y sacarlas de un puntapié.

Me gustan los besos. Desde pequeño he sido muy besucón. Por las mañanas, cada que había oportunidad me comía un beso. De aquellos que son dos piezas de pan y están cubiertos de azúcar por fuera y por dentro los une la mermelada de fresa, membrillo, durazno o un poco de crema pastelera. Luego llegué a la secundaría y cada que tenía oportunidad me comía a una a besos.

Pregunta: ¿Qué pan sigue después de la secundaria?

Otra pregunta: ¿Cómo se relaciona una mosca y un beso?

Respuesta:



Noticia para los enterados de este blog: No tuve que agregar ni un análisis más, había una tercera opción. Modifique la justificación del corpus. Todo resuelto en tres lineas.

Una noticia más: Concluí las conclusiones, valga la redundancia.

Y como ando musical y esta tonada me pone muy de buenas:



Ya está silvando la tetera... bueno, desde hace buen rato.

miércoles, marzo 04, 2009

So...

Now, I've justified this to myself in all sorts of ways: it wasn't a big deal, just a minor betrayal, or we'd outgrown each other, you know, that sort of thing, but let's face it, I ripped them off. My so-called mayes. But Begbie, I couldn't give a shit about him, and Sick Boy, well, he'd have done the same to me if only he'd thought of it first, and Spud, well, OK, I felt sorry for Spud -- he never hurt anybody.

So why did I do it? I could offer a million answers, all false. The truth is that I'm a bad person, but that's going to change, I'm going to change. This is the last of this sort of thing. I'm cleaning up and I'm moving on, going straight and choosing life. I'm looking forward to it already. I'm going to be just like you: the job, the family, the fucking big television, the washing machine, the car, the compact disc and electrical tin opener, good health, low cholesterol, dental insurance, mortgage, starter home, leisurewear, luggage, three-piece suite, DIY, game shows, junk food, children, walks in the park, nine to five, good at golf, washing the car, choice of sweaters, family Christmas, indexed pension, tax exemption, clearing the gutters, getting by, looking ahead, to the day you die.



I really don't know yet!

Maybe... just maybe... one day it can be might, posible...

just... i really don't know yet!

martes, marzo 03, 2009

Belvedere 80

¿Les ha pasado que conforme avanzan en el fin de algo importante, conforme el final va llegando, sienten que avanzan cada vez más lento? Creo yo que es como... un efecto Doppler... o será más bien como el clásico ejemplo con el que se explica la teoría de la relatividad? ¡Si digo idioteces no duden en callarme!

Me faltan dos interpretaciones y las conclusiones. Y justo ahora descubro que para balancear los análisis me haría falta tomar un spot más de AMLO, uno del tipo al que he bautizado como spot tráiler.
Confieso que al elegirlos, no lo hice con tendencia alguna, de hecho por eso seguí un método aleatorio, pero ahora descubro que, de acuerdo a la clasificación que establecí, uno de los spots que analizo de Calderón es un spot tráiler. De AMLO, ninguno de los que he analizado caen en esta clasificación.
Eso me deja dos opciones: 1. Modificar mi criterio de selección y amoldarlo a lo que ya tengo o 2. Hacer un análisis más, quitar uno de los que ya están hechos e introducir ese análisis que habría de hacer ahora. No lo sé... debe de haber una tercera opción que concilie lo que tengo con lo que no tengo sin tener que hacer movimientos como los que me ofrecen las dos opciones descritas.

Pienso. Y mientras pienso me bebo un Belvedere. Me lo dieron en mi cumpleaños, con cajita y toda la cosa, se veía poca-madre. Y no sabe nada mal, por el contrario. Y eso que estoy siendo corriente y bebiéndolo combinado con refresco de cola.

Conclusión: así hemos llegado al post 80. Con una tesis a punto de ser concluida y las dudas asaltandome y bebiendome el vodka de cumpleaños.



Me gusta el vodka con cola! Bonita forma de combinar socialismo y capitalismo! Quién lo diría! Salud!

lunes, marzo 02, 2009

¡SEXO!

OaW! DOCE HORAS DE SEXO!

Pienso muchas cosas y mi lado fino sale a flote. Me imagino que debe de haber sido una jornada muy dura.

DOCE HORAS DE SEXO!

No vivió para contarlo.

DOCE HORAS DE SEXO

¿Será como morir justo después de cruzar la meta en el maratón?

Pienso en... detalles finos

Aquí la nota

domingo, marzo 01, 2009

Durmiendo a Augusto

Todo el día la había pasado correteando. Llenándose el filo de los pantalones de barro e intentando dejar el pasto tatuado en las rodillas, ya casi inexistentes de aquellos mismo pantalones. La camisa estaba llena de resina de tanto escalar el gran pino que se alzaba afuera de la ventana de su recámara.

Augusto vivía en una gran casa. El jardín trasero era de lo más inverosímil. Una gran extensión de tierra cubierta a ratos si, a ratos no de terciopelo verde. Con árboles por doquier, unos separados de otros y otros más juntos de otros. Si uno los veía desde abajo, parecían infinitos, extenderse hasta perderse en las nubes y casi tocar el cielo. Augusto era un firme creyente de que si lograba llegar a la punta de alguno de ellos podría preguntarle a Dios dónde había escondido a los dinosaurios.
Los árboles eran caprichosos. Se configuraban de acuerdo a la temporada y al viento. En invierno, por ejemplo, parecía que se protegían del frío haciéndose bolita y juntándose un poco más entre ellos, incluidos los más huraños que crecían hasta el fondo del patio; en verano, en cambio, cada quien agarraba su lugar tratando de ponerse lo más cómodos posible. Algunas veces, cuando Augusto se asomaba por su ventana y veía hacia el patio, le parecía que los árboles tomaban formas caprichosas.
La última vez que el jardinero los había podado en primavera, al oscurecer, Augusto había afirmado a su madre que en el patio había duendes gigantes, a lo que su madre respondió, casi instantáneamente, colocándole un termómetro y dándole una cuchara amarga de jarabe. Por eso, al otoño siguiente, cuando vio al dinosaurio caminando a través de su ventana, decidió no decir nada. Sólo se limitó a pedirle a su madre que cerrara bien las cortinas.

Al día siguiente, cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

Nota: inspirado en un cuento original de Augusto Monterroso, el sueño del dinosaurio que me come que tengo desde que tenía cinco años, las figuras monstruosas que de vez en cuando hace el árbol que se ve desde mi ventana cuando se pone a jugar al teatro de sombras.

sábado, febrero 28, 2009

Y entonces desperté

Dormir. Soñar. Despertar. Sentir que ya lo viviste. Déjà vu. Pero no recuerdo el sueño ni creo haber visto o vivido esto antes. Entonces no es un Déjà vu.

Pero muchos días antes me he despertado con la tonada de una canción, con unas palabras de las lyrics: my world below. Y me da de vueltas la tonada en la cabeza, me suena en los oídos el timbre particular del vocalista. Pero no consigo recordar el nombre de la rola ni el nombre del grupo ni alguna otra parte de las lyrics. Es triste que se mueran las neuronas y uno no se de cuenta de que ya no están hasta que intenta recordar, justamente, el bit de información que ella guardaba. Debería de existir algún mecanismo que te anunciara que es tiempo de respaldar tal o cual información en alguna neurona o en algún conjunto de ellas, algo así como un desfragmentador de disco. ¡Pero por favor que no lo haga microsoft!

Semanas después, despierto y logro ajustar la línea entera: To see my world below.
Luego, un poco de papaya y melón después, en el desayuno, mi cerebro washa-washae algo y escupe: is the world i know.
Googleo: is the world i know+lyrics

Recover complete.

4:15 a.m.

4:15, a[antes].[del] [a]m.[anecer].

Al fin he terminado los análisis que atañen a mi trabajo para salir de la universidad. Es increible, uno es niño y sueña con entrar a la universidad, llega al inicio de la adolescencia y sigue queriéndolo, termina uno la prepa y lo ve como un logro. Pero apenas comienza uno el primer semestre, cuatrimestre o trimestre, ya quiere uno salir y así se pasa el tiempo: queriendo salir de la universidad, ansiando terminar. Pasamos ¿qué? ¿6, 9, 12 años queriendo entrar? y después de tanta espera queremos salir lo más rápido posible. Así es esto.

Y ¿Después?